miércoles, junio 16, 2004

El segundo embarazo

Aquí me encuentro, sujeto a las bajas temperaturas de este escritorio y a la poca ergonomía que genera la posición en la que está colocado el teclado de la computadora, comentando acerca del estado de mi segundo libro, "Combo 2", al que le falta cada vez menos tiempo para su nacimiento.
La tapa está terminada. Es un collage de fotos sacadas con anterioridad por un servidor con mi cámara digital. Para aquellos que siempre criticaron mi afición por la fotografía "compulsiva", les cuento que de esta manera fue que surgieron algunas de las mejores tomas de la tapa. Cuando esté al alcance de todos haré un análisis detallado de cada una de ellas.
A la contratapa le falta alguna foto, que estoy decidiendo entre algunas tomas que realicé anteayer de madrugada. Vamos a ver qué pasa. Las solapas están archiliquidadas.
El interior: tengo que hacer las correcciones ortográficas que me marcó el Grand Master de la Editorial, y tengo que conseguir el restante 33% del prólogo (más detalles en breve). Con eso, estoy en condiciones de darle a la imprenta luz verde, y allí comienza un periplo de duración variable, y será por este medio que asistirán al (¿paquidérmico?) nacimiento.
Próximamente les adelantaré algún detalle de algún cuentecito, o alguna otra cosa que sugieran en los comments. Aunque no voy a dejar de escribir (ni cuentos ni por esta vía) los comments serán verdaderos inspiradores. Sí, incluyendo los de la Gárgola, que hace poco festejó un año más de gargolesco deambular por la tierra.
Cuídense, o viene Papi Chuck Norris y los vuela en mil pedazos.
Chau.

1 comentario:

Anónimo dijo...

De tu viejo Chuck me acuerdo de haber visto una película en el canal 4, en algun trasnoche a las 3 de la maniana, una película que me hacía acordar a Olmedo. El tipo estaba en una prision norvietnamita, anios despues de terminada la guerra. Era uno de los famosos "missing in action". El tipo aguanto todo tipo de humillaciones por anios, torturas (me acuerdo de una escena donde lo cuelgan boca abajo y le ponen una bolsa en la cabeza con una rata hambrienta; para salvarse el tipo literalmente se morfa la rata). El caso es que el galan de turno aguanta anios de maltratos estoicamente hasta que un dia le rompen una carta en la cara, supuestamente de la esposa, y ahi se armó terrible lío, reventó a patadas y a piniazo limpio a todos y liberó a los companieros. Fue como cuando a Olmedo le violaban la hija, la madre, la esposa, pero cuando le rayaban el auto con una llave se armaba la hecatombe, la debacle total.
Que grande Chuck!! No confundir con el otro Chuck, Chuck Connor, que amenizo mi niniez en el canal 12 con "El sabor del peligro" (alguien se acuerda???).

Sebastian.