miércoles, enero 04, 2006

La del mono

Como es costumbre de este blog, cuanta menos gente está en el medio del bosque, más ruido hace el árbol al caer.

Ayer vi King Kong. Fui con un amigo, con Eduardo Duhalde y con Chiche Duhalde. Bueno, a estos dos últimos me los encontré en el cine, se lo conté a mi amigo pero se burló de mí. Ahora me cree. Ellos se fueron antes de la escena del tronco giratorio. Se ve que se aburrieron. O se pusieron cachondos y se fueron a meter bola al depto (pronúnciese "depto", no es una abreviatura).

Hojaldre (con estas tapas): si no vieron King Kong, sigan leyendo bajo su propio riesgo. El mono se muere cuando se cae del edificio. ¿Vieron? Se los advertí.

Vamo' arriba. Todos sabemos de antemano como termina King-Kon Jinn, en todas sus ediciones. Es más o menos como el Nuevo Testamento, que sabemos que termina cuando fenece Junior. Y varios filósofos han trazado paralelos entre el carpintero que salió del pueblito para predicar y lo encrozaron, con el mono que salió de la Isla Calavera drogado hasta las patas en cloroformo para predicar entretenimiento en Broadway y muere por las heridas de los aviones que lo atacaban en la cima del Empire State. Un calco.

Bienvenidos al tratado de zoofilia más extenso de la humanidad: tres horianas del amor imposible entre un gorila gigante y la versión de Nicole Kidman para petisos. Hasta los predregullos de la isla se erguían verticales ante la presencia de semejante minún. Luego la rubia explosiva pero con clase se enamora del escritor gracioso pero desaliñau. Por eso en Muvicenter la catalogaron como Ciencia Ficción.

Todavía sigo ordenando mi cuarto. Y la escena del agujero lleno de insectos gigantes me recordó al momento en que alejé mi cama de la esquina noroeste de mi cuarto, para descubrir una inmensa telaraña, tejida con seguridad por un artrópodo del tamaño de un rottweiler. Al otro día mi viejo me dio una mano con el aspiréitor y todo el telerío, el hueverío y el cadaverío de insecteríos fueron a parar al interior del aspiréitor.

La Isla Calavera también tiene dinosaurios. Tiene un triceratops que te distrae la vista, porque mientras aparece, King Kong está escalando una montaña allá en el fondo. Tiene una manada de braquiosaurios (el brontosaurio como especie nunca existió, era un braquiosaurio con un cráneo erróneo). También unos cazadores menuditos, onda velocirraptor. Y por supuesto no uno, no dos, sino tres tristes tiranosaurios Rex.

¡El chango pelea contra tres tiranosaurios con una mano atada a la espalda! Bueno, no exactamente, pero con una mano está sosteniendo a la rubia boombástica, así que le queda inutilizable. Y le muerden el brazo los podridos.

Lo más asustante del filme fueron los indígenas epilépticos. Ay caramba.

Hacía rato que no comía maní con chocolate, así que aproveché la promoción y me los llevé junto con un vasico mediano de cocucha. Qué ruido que hacen los manices al intentar sacarlos de la caja. Casi tanto ruido como el pop al ser ingerido. Parece que eligieran a propósito los alimentos más ruidosos para vender en las salas de cine. Me extraña que no vendan bombas brasileras comestibles. Esto se une a mi teoría de que si existieran árboles cuyos frutos fueran soretes humanos, serían plantados en todo Montevideo y los autos estarían regados en mierda. Qué imagen.

Hablando de eso, bastante limpio tenía el culo el mono, y de la bosta de mono nunca se hizo mención. Los protagonistas de "Lost" (serie que no veo) ¿cómo se limpian el trasero? Deberían estar todos rengueando del escozor anal. Qué imagen.

Bueno amiguitos, será hasta la próxima en este, el espacio del buen gusto, la refinación y los modales victorianos. Adieu.

Nacho Alcuri
"esperando la película del Detective Chimpancé"

2 comentarios:

Agus dijo...

Realmente genial. Gracias por la crítica!

FD44 dijo...

Info ruta de Océano fm:

King Kong se dirige en estos momentos hacia La Pedreda para luego seguir rumbo hasta el Cabo Polonio.

Según informaciones de primera mano, alguien le habria sugerido que destrozara ambas locaciones hasta no dejar un dani umpi con cabeza.

Se desconoce aún quien le habria dados tales indicaciones pero se sabe, espera este momento con ansiedad.

Si andan por ahi, mantengasé atentos