lunes, febrero 06, 2006

Gran Desafío Ciclista 2006

And the truth shalt set thou free.

Y sí. El desafío nació por una cuestión de misericordia. Mi contrincante de ayer acababa de perder estrepitosamente una justa deportiva, una carrera de 20 kilómetros por la rambla de los cuales apenas si logró completar 6. Después de todo lo que había fanfarroneado, tuve que pagar un asado al fulano que pateó su trasero esa tarde de domingo.

Yo me apiadé de él. Yo, que el último ejercicio que hice fue correr media cuadra el 427 porque si no me atrasaba el trasbordo hasta casa. Yo decidí apostarle una nueva justa de 20 kilómetros en bicicleta. ¿El único problema? Que no sé andar en bicicleta.

De chiquito no era como los niñetes de la publicidad de Ala, sino todo lo contrario. No andaba arriesgando mi vida ni manchando mi ropa. Por eso, cuando me di cuenta que para andar en bicicleta uno debía pasar por un duro proceso de golpes y heridas cortantes, me retiré de los deportes extremos y concentré mis esfuerzos en los estudios. Una medida que atrasaría mis social skills ocho años, por lo menos. Pero... quién me quita lo nerdeado. Sigh.

No sé andar en bicicleta. Y no iba a aprender en dos semanas. Así que la competencia debía desarrollarse en bicicletas fijas, para que fuera una justa justa. Por las dudas... por las dudas de que fuera a ganarle, para no terminar de destrozar su moral, solamente le aposté un sundae. No quería ser el responsable de su depresión mental -Y- económica.

Como correr en dos bicicletas fijas diferentes podía generar suspicacias, y mi intención era patear el trasero de mi rival fair and square, acordamos correr en la misma bicicleta, por turnos, sin que el segundo supiera el tiempo final del primero.

Ayer domingo fue el día elegido. El contricante (un individuo al cual denominaremos "Moe") llegó puntualmente a las tres de la tarde. Yo me había despertado hacía unos minutos -handicap- y no había ingerido alimento alguno, y así continué hasta el final de la carrera -handicap-.

Tiramos una moneda y este chico Moe tuvo que pedalear primero. Podría utilizar mil palabras para describir sus 20 kilómetros, pero decidí que una imagen hablaría por mí.



Después de su patético intento por hacer deporte, llegó mi turno. Mi físico forjado por algún dios nórdico se subió a la bicicleta fija de mi vieja como si fuera lo último que haría en su vida. Las piernas moviendo los pedales eran la última esperanza de una humanidad que ve cómo el fanatismo religioso la conduce a una segunda Edad Media.



Los embalajes se sucedieron. Los pedales echaban humo. Los veinte kilómetros se agotaron y el tiempo tintineó en el visor del aparato: 29 minutos y 27 segundos. Sólo me quedaba averiguar el tiempo del Moe para saber por cuánto me había derrotado.

¿Su tiempo?

32 minutos y 17 segundos.

Una sensación indescriptible recorrió mi cuerpo. Bueno, indescriptible no. Es lo que se siente después de patear un trasero. El trasero de "llamarada" Moe.

Después de dos segundos de felicidad, me desplomé al suelo. Y allí permanecí durante algunas horas, hasta recobrar el uso de mis piernas.



Moe, pagame ese sundae cuando quieras. ¿La revancha? Bueno, como dijo Seinfeld... "I chose not to run". Así que esperá sentado, pichón.

Nacho Alcuri
"¿qué es lo contrario de loser? ah, sí... yo"

p.d.: hay muchas más fotos. irán apareciendo en el fotolog, cuyo link encuentran a la derecha, junto con todas esas otras cosas.

11 comentarios:

Rey Lagarto dijo...

Bueno, mis felicitaciones al ganador y mi "mmm, que feo, cómo perdiste" al otro.
Saludos, FABRO.
P.D.: Moe seguirá diciendo que es mentira que perdió?

ninbolin dijo...

Felicitaciones por la victoria.
Sin dudas tu vestimenta deportiva debe haber ayudado en semejante carrera.

*mushimushi* dijo...

El Hijo de Chuck Norris no se cansa tras haber pedaleado por 20 kilómetros, esta en el piso para frenar el temblor de la tierra provocado por la velocidad sónica que alcanzó su bicicleta.

Fefi dijo...

una canción de acento ju- bi- lo- soooo...
impecable. sólo faltó el relato de roberto pichamusi (era así el apellido?).
besos
fefi

Agus dijo...

Nacho es mi guía, pero Moe, sabelo: igual te quiero!

Moe dijo...

Crean lo que quieran, yo igual tengo la frente bien en alto, un poco sudada luego del domingo como se aprecia, pero bue...

pituitaria dijo...

Como jurado de la competencia del domingo pasado, confirmo que el Sr. Alcuri fue el justo ganador del Sundae

Emerre dijo...

¿La altura y el peso que hay en la solapa de Sobredosis Pop es real?
Si es así: no podés, Moe.

Nacho dijo...

No, lo de la solapa es una mentira absoluta. Desde que se publicó, estuve engordando. Ahora peso entre 49 y 49,5.

alejandrogabrielli dijo...

la altura, el peso son reales habria que ver si la velocidad y la fuerza tambien

DELIRIO dijo...

POBRE MOE.

ES UN HEROE ENCUBIERTO.

Y VOS TE LA TENIAS GUARDADA.

TRAS ESE DISFRÁS DE ALFEÑIQUE; SE ESCONDE TODO UN DEPORTISTA.