sábado, setiembre 26, 2009

Un ph de 106


A la gente le gusta estar preparada. Por eso las madres te dicen "no salgas con esa ropa interior sucia, mirá si te pisa un ómnibus y los paramédicos descubren una palometa". No sirve explicarles que si te pisa un ómnibus, poco tendría que preocuparme por el estado de mis calzoncillos, que seguramente resulten cagados o por la impresión o porque muerto a uno se le aflojan los esfínteres.

Después están los que van un paso más, y tienen un búnker preparado para la Tercera Guerra Mundial. Ta, capaz que no es un paso más, sino unos cuantos pasos más. Seguramente hay un montón de ejemplos divertidos en el medio, pero no tengo ganas de ponerme a describirlos. Entren a Wikipedia o algo así.

Esos tipos pretenden sobrevivir a un futuro post apocalíptico comiendo comida enlatada y viviendo en unas cuchetas subterráneas. A mí me encantaría tener el poderío económico como para guardar corned beef, arvejas, algún duraznito en almíbar, patés de variados sabores, aceitunas con ajo (por supuesto) y palmitos, que aunque no me gustan tendría que ingerirlos para seguir con vida.

Pero no puedo, así que relacioné aquella advertencia de mi progenitora ("no andes con los calzones cagados") con la del Apocalipsis y tomé la decisión lógica: empecé a comprar papel higiénico. Cada vez que visitaba el supermercado y podía llevarme un paquetito de rollos, lo hacía. Así fui llenando el placarcito del baño hasta que se vio de la siguiente manera.

Figura 1: Los rollos guardados en el cuartito del baño. El fuera de foco es porque estaba torcido sobre el inodoro con poco espacio para maniobrar y poca paciencia para comprobar que la foto había salido bien.

Es cierto, no se ve mucho. Están apretaditos, tampoco iba a dejarlos adentro del bidet; imaginate si dentro de dos años viene gente a casa y quieren usarlo. Esto suponiendo que no estamos en un futuro post-apocalíptico, sino un futuro a secas. Así que todo para adentro del roperito.

Creo que no es justo para ustedes apreciar mi colección de papel higiénico (sí, puedo llamarle colección sin sentirme extravagante, porque estoy seguro de lo que hago) desde esa posición, así que temprano en la tarde saqué los 106 rollos y los desplegué en la escalerita que da al baño, para compartir mi alegría con ustedes.

Figura 2: Los 106 rollos acomodados en la escalerita. Como verán, traté de que la marca del papel se viera lo menos posible, ya que esa empresa no colabora económicamente con el blog y ta, no voy a andar regalando publicidad. Negociemos.

Después de sacar la segunda fotografía me di cuenta de que algunos rollos quedaban ocultos detrás de los que los antecedían, y la gente podría pensar que eran todos paquetes de cuatro rollos, cuando la realidad es que son todos de seis, menos los dos de adelante, que compré a suerte de "delicatessen" por si un día, después del fin del mundo, quizás algún 27 de marzo, se me ocurre celebrar mi cumpleaños limpiándome el culo con papel de mejor calidad. El resto no, es del baratillo aunque no el más baratillo.

Así que, una vez que los había guardado, volví a sacarlos y los desplegué en el piso de mi cuarto, para que ustedes puedan contar los 106 rollos (16 paquetes de seis, más dos paquetes de cuatro, más un par que tengo de un paquete abierto. No saqué el que tengo en uso por miedo a olvidarme de devolverlo y encontrarme sin papel la próxima vez que esté haciendo un sundae). Ahí los tienen.

Figura 3: Desplegaditos en el parqué. Aprecien el trabajo que me tomé, llevando todos los paquetes de aquí para allá más de una vez. ¿Cuántos blogs harían eso? ¿Cuántos blogs quedan? ¿En serio? No, es que pensé que el mío era el último.

Mientras los afilaba pensé que quizás algún lector con ínfulas de listillo podría pensar que las fotos no son mías. Que no soy el tipo previsor que yo les quiero demostrar. Que robé esas tomas de algún flickr (en serio, ¿cómo se pronuncia?). Así que, para demostrarles que yo no soy ningún loquito, puse como "prueba de vida" mi colección de lapiceras azules. Porque si hay algo que debo tener siempre conmigo es una lapicera. Pienso seguir escribiendo aunque el mundo reviente. Me sobra lápiz y papel.

Figura 4: La prueba de vida. Últimamente estoy enfermo con las que aparecen abajo a la izquierda, que se compran de a pares en el supermercado. No son retráctiles (antes compraba sólo retráctiles) pero tienen un trazo precioso.

Hasta la próxima vez que quiera compartir con ustedes alguna otra sana costumbre.

32 comentarios:

ace1138 dijo...

Seria interesante pensar posible usos alternativos para esa cantidad de PH.

1-¿Tenes un fiesta de disfraces? Listo, sale una momia.
2-Acomodados estratégicamente se convierten es un estupendo colchón. (en el deposito de un antiguo trabajo lo hice con paquetes de pañales).
3-Pueden utilizase como sustitutos de vasos para jugar Speed Stacks.
4-Recortados por la lineas punteadas y con un poco de cola vinílica se pueden fabricar post-it.
5-¿Para prender el fuego de un asado? (si es que no tenemos una Guacho)
6-Seguro que al Tio Víctor se le ocurren unas cuantas manualidades.
7-Para escribir cuentos y recopilarlos en libros.
8-Si tienen una textura interesante, podemos ahorrar unos morlacos en papel tapiz.
9-Para aislar las puertas y ventanas si hay un acto/caravana política en la zona.
10-Con la mitad de esos rollos se podría recrear parte del video 1979 de The Smashing Punkies.

Salutes!

fd dijo...

un capítulo aparte para la biografía de alcuri en cnn

los blogs son como las almacenes de gallegos

fd dijo...

aclaración: en uruguay hay muchos comercios (almacenes) atendidos por originales de galicia, o había.

Francisco Vazquez Ahued dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Joker 23 dijo...

La foto número 3, sugiere un nuevo y nuy útil uso: CAMA MARINERA O SIMPLE COLCHÓN. Es decir, los rollos, acostados en forma de rectángulo en el suelo, sirven para cuando invitas a alguien a dormir a tu casa, ahi desplegás tus rollos de papel en el suelo de forma rectangular y se forma un muy confortable colchón.

NaBUru38 dijo...

Andá a cagar, Nacho, odio el humor escatológico. Arrancaría las numerosas hojas de mi ejemplar de Huraño enriquecido que están impregnadas con ese fetichismo tuyo y las tiraría en un contenedor naranja (todo sea porque Reporte descomunal siga al cable), si no fuera porque también tienen otro tipo de humor más agradable a mi paladar. Concentrate en política, cultura tercermilenaria y ese tipo de cosas, pro favor.

Not just a moustache dijo...

sos el de antes, se me pianta un lagrimón... me dan ganas de tragarme el orgullo y el buen gusto, y volver a hacerme llamar "gato pedrense"

mmmm no, pensandolo bien, mejor no!

pero el lagrimón sigue ahí, eh! sigue ahí

Carlton Báez dijo...

Acudiendo al sentir del pueblo, diría que este post ta especial pa que te lo metas bien en el orto.

¡Jotapé! dijo...

Opa, me parece que hay alguien que necesita ayuda.

superelo dijo...

¡Qué linda la cuarta lapicera empezando de la derecha de las de abajo!
¿Tiene buen trazo?

chica pastiche.- dijo...

de un tiempo a esta parte, mi madre sufre del mismo delirio por esas lapiceras (las de abajo a la izquierda) y cada vez que visita el supermercado se trae un par.
ya están por todos lados.
hay que entrar a casa pateando lapiceras, sino no abre la puerta.

María dijo...

ahora te dedicás al arte moderno? podrías tener otro laburo más ( si es que tenés tiempo) y hacer una exposición
Ah, hay un error: las lapiceras tiene que ser NEGRAS. Escribir con azul es como ir a la escuela eternamente

Fede-Shuriken dijo...

Que bueno esta esto de saber que no soy el unico que se prepara pos si todo queda como en el fallout!
Ahora, nunca pense en el papel higienico... es mas, solo pense en los juegos de PS2...

María Elena dijo...

Interesante, muy interesante.
Refuerza mi idea de que el talento y la inteligencia en dosis altas pueden traer serias consecuencias.
Nacho, creo que contás con las mejores "armas" para agasajar a tus compañeros de ruta de Reporte descomunal que vienen cosechando premios con "Gigante". Sería una muestra del mejor glamour ver desfilar a Leonor Svarcas y Adrian Biniéz en tu "alfombra blanca" (alfombra roja tienen todos), y de última si querés mantener la línea tradicional, con solo dejar escapar la tinta (roja, eso sí) de las lapiceras, ya ahí automáticamente transformás tu arsenal de ph en la ansiada y elegante alformbra roja.
Por último, felicitaciones por tener varios laburos y contar con tiempo para una obra que encierra tanto sentimiento. Siempre tuve dos y llegaba muerta a casa, ahora solo tengo uno, para no regalar tanto irpf.

ByTito dijo...

podrias poner una aceituna en cada rollo de papel? y asi venderlos como
Rollos de papel sabor aceitunas?

^[Arlek Morrison]^ dijo...

ehhh...?

bien, bien vos, una vez intenté hacerme de una cantidad similar de ph, pero mi vieja me los sacó del cuarto y me dijo que fuera a un psicólogo, mejor.

ahora los tengo escondidos abajo de la cama.

REVIVAN LOS BLOGS!
una amiga lo pronuncia "flic"

Carlton Báez dijo...

Con razón el Feinman malo hoy no salió en TVR.

El mercenario estaba en Quito, atajando para Ecuador.

Carlton Báez dijo...

Una fiesta cív(n)ica!

María Elena dijo...

"El koala resultó ser un enano sucio."
Casi me ahogo de la risa !

Nacho dijo...

¡Gracias! Y gracias por pasar por el blog. En cualquier momento vuelvo con algo. Twitter sigue bastante bien.

Eppieff dijo...

He sabido acumular muchas cosas pero nunca pude hacerlo con el papel higiénico. Afortunadamente, he desarrollado una pequeña manía que me hace sobrevivir. Cada vez que visito un baño ajeno, robo un poco de papel y lo meto en el bolsilo "por si acaso". Entonces soluciono mi problema. Cuando necesito papel y se me acabó, busco en algún pantalón o campera y sonrío.

fd dijo...

tu...............tu................tu...............tu................
tu.............

llamamos a house?

Joker 23 dijo...

"En cualquier momento vuelvo con algo. Twitter sigue bastante bien" (I. Alcuri, 2009)

El pueblo no se olvida tan facil de las promesas...

Nacho dijo...

Tengo más trabajos que Hércules. Denme un respiro, cabrones.

fde dijo...

largá uno, basura

Nacho dijo...

Empecé a dejarlos por orden de retribución económica (I have to eat). ¿Adiviná cuál es gratis?

Joker 23 dijo...

Largá al Pastor canchero y sus curros, dejá al que estaba antes...

O al menos subastá la contraseña del blog...

María Elena dijo...

Pasa eso...la necesidad de nutrirse es más fuerte que la necesidad "del amor por el arte."
Lo dice una ex-lírica artista (más bien al revés!)

Nacho dijo...

Ojo. Tengo la suerte de "amar" cada uno de mis trabajos. Each and every one. Así que no estoy traicionando al blog, ni mucho menos.

Sehnsucht dijo...

Mientras nos este preparando con material decente, seremos capaces de perdonar su demora.

Nacho dijo...

Oops.

Nicolás dijo...

Me imagino que habrás ido a diferentes cajas, para no levantar sospecha. La gente pensaría que son un cagó* de *ierda.
Nada de palabras soeces :)